Análisis

Fernando Lussón

Mirada al futuro

El PSOE con sus 169 escaños tiene posibilidades de gobernar en solitario, sin ningún tipo de hipotecas y buscando acuerdos puntuales, con la izquierda cuando sea necesario y con los nacionalistas en otro momento. Una situación que no satisfará a ninguno de ellos pero que es la que ha insinuado Zapatero en su primera rueda de prensa como presidente en funciones, donde ha prometido que gobernará mejor, de forma más humilde, con diálogo social y mirando al futuro. Es decir, el PSOE puede gobernar con los mismos socios que en la legislatura anterior, pero con estos capitidisminuidos, por lo que su nivel de exigencias y de influencia será menor. Esta situación es la ideal para los militantes socialistas que no quieren el pacto con los nacionalistas.

El PP debe iniciar su catarsis cuanto antes. No vale el argumento del crecimiento de votos porque la distancia en escaños sigue siendo la misma, después de la durísima legislatura de oposición que lejos de socavar el poder del PSOE ha servido para fortalecerlo. Ha calado el discurso del PSC catalán "si tú no vas, ellos vuelven"; ha calado el discurso de que el PP es la derecha extrema; de que los populares no han dudado en realizar un discurso cuasi xenófobo contra la inmigración o que ha convocado a la crisis económica más que ayudado a su resolución.

Rajoy, en campaña electoral, dijo que seguiría al frente del PP aunque perdiera, pero esa decisión irá en contra de toda la lógica política, porque el PP necesita renovación, porque no han salvado la cara.

Y el Partido Popular debe reflexionar porque el éxito del PSOE se ha fraguado en Cataluña -España se rompe-; en el País Vasco -España se rinde- o en Andalucía -la España atrasada y subsidiada-.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios