El microscopio

Miradas en Urbanismo

QUE el delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla y el gerente del organismo autónomo no son compadres es cosa notoria. Tampoco es que sean enemigos, no. Pero está cada día más claro que Maximiliano Vílches no eligió a su gerente, Alberto de Leopoldo, cuando se hizo cargo de una delegación que es clave en el mandato. Cada vez que la oposición plantea una pregunta incómoda en el consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo, el delegado mira a su gerente y el gerente mira a su delegado. Hay miradas que matan, que revelan. Ni enemigos, pero tampoco compadres. Lo dicen las miradas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios