La esquina

josé / aguilar

¿Modernización era esto?

HAY un doble discurso tramposo planeando sobre Andalucía, el del Gobierno autonómico y el de la oposición. Dos ruedas de molino con las que se pretende hacer comulgar incluso a los que no comulgamos. El de la oposición es de manual: el PP rechaza todo lo que la Junta aprueba, a la vez que respalda sin rechistar todas las políticas del Ejecutivo nacional. No se oye una sola voz en el PP andaluz que cuestione la austeridad a marchamartillo, el ajuste duro y el consiguiente empobrecimiento de un amplio sector de la población, mayor en Andalucía que en la práctica totalidad de las comunidades autónomas. Sí se le oye oponerse con estrépito a los modestos intentos del Gobierno andaluz de aliviar las situaciones más dramáticas que provoca la crisis, como el decreto sobre la vivienda o las medidas contra la exclusión social.

El discurso de la Junta es más sibilino, e igual de falsario. Intenta hacernos creer que los problemas sociales más graves que padece Andalucía son consecuencia de la actuación de un gobierno, el de Rajoy, que lleva menos de año y medio en el poder en Madrid, sin que tengan nada que ver los treinta que lleva el PSOE en el poder en Sevilla. Vamos, que si estamos a la cabeza del paro nacional y el fracaso escolar y a la cola de la renta por persona, eso se debe a lo que pasa en España desde diciembre de 2011 y no a lo que viene pasando desde mayo de 1982. ¿Acaso no había desahucios mientras gobernaba Zapatero y legisló para facilitarlos, como ha reconocido Rubalcaba? ¿No se quedaron entonces muchos españoles sin trabajo y, por tanto, se puso a sus familias al borde de la exclusión, haciendo cola en los comedores sociales y engrosando las bolsas de la pobreza?

Es difícil creer que no haya nadie en la Junta capaz de percatarse de esta gran contradicción: llevarse años enteros anunciando modernizaciones sin tope, proclamando la Andalucía imparable y puntera y homologando sus problemillas con los de cualquier sociedad avanzada -Griñán, en su discurso de investidura, sin ir más lejos- y acabar anunciando un programa urgente para dar de comer tres veces al día a los niños pobres.

La pobreza no se ha creado aquí de un día para otro. Ni siquiera de un año para otro. Viene de lejos. De cuando el único partido que ha gobernado en la autonomía andaluza construyó, con todos los resortes en sus manos, la economía que ahora depara pobres. El PP sólo ha ayudado al final.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios