Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Monja, monja

SICILIANA. 25 años, cara dulce y una voz poderosa. Podría ser y hacer lo que quisiera y optó, casi siendo una niña, por ingresar en un convento de ursulinas. Lo ha venido diciendo en estos días, Dios no le ha quitado nada, más bien se lo ha dado todo y quiere compartir con los italianos, y ya con medio planeta, su aventura musical, su ejemplo, su sonrisa y su naturalidad. El mensaje, creo, va por encima de todas sus cualidades.

Sor Cristina, el fenónemo de La Voz de Italia, con esa Rafaella Carra anonadada, no es Sor Yeyé. No es una mojigata, ni una monja enclaustrada en otro siglo. Va a ser que es una joven de esas que pisa la calle y mira a la gente a los ojos y a la trastienda del alma, como la batalladora cocinera Sor Lucía, que se despachó a gusto en La Sexta Noche. Cristina es una chica que además de rezar, hace; y mientras hace cosas le da tiempo a ponerse al día en lo último de la música comercial. A las monjas de ahora no les hace falta una guitarra ni canturrear Dominique.

Más próxima a Chus Lampreave en Entre tinieblas y como una versión muy mejorada de Whoopi Goldberg en Sister Act, esta religiosa sureña ha tomado el camino recto de la difusión. Si había que estar cerca de la gente la monja siciliana se ha ido al plató más iluminado y la RAI ha fabricado uno de esos momentos que hacen grande a la TV del entretenimiento. Un puñado de minutos virales de emociones y que valen por días enteros de nuestras cadenas.

Entre las trincheras, entre los beatos y los ateíllos, ya hay quienes critican el oportunismo o la inoportunidad de la ursulina, pero habrá que reconocerle el valor, y el pasmo de la cadena pública italiana, de portar un crucifijo hasta La Voz. Con sinceridad y con convicción. Nosotros nos tenemos que conformar por ahora con las mohosas homilías de Rouco, con una Iglesia que se empeñó en dividir y en clasificar.

A ver si sor Alicia Keys nos sigue sorprendiendo en ese programa grabado cerca de ese Vaticano donde han puesto las habitaciones a airear.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios