desde mi córner

Luis Carlos Peris

Mourinho, ¿por qué lloras tanto?

La última salida del gran entrenador portugués ha sido prever que ante el Barça jugará con un futbolista menos

MOURINHO ya ha logrado para el Real Madrid lo que no conseguía desde los tiempos de Vicente del Bosque en el banquillo, llegar a semifinales de Champions. Quiere decirse que el portugués es un grandísimo entrenador que ha tenido la mala fortuna de entrenar al Realísimo en pleno apogeo del mejor Barça que vieron los tiempos. Y como luchar contra este Barça tiene mucho de luchar contra los molinos de viento, al portugués le ha dado por llorar un día sí y otro también. Lo último ha sido decir que está entrenando con sólo diez futbolistas porque ante el Barça siempre expulsan a alguien.

Entre sus quejas y las de los del hilarante villarato, el Real Madrid queda muy malparado estéticamente. Con el buen papel que está realizando y con esas quejas queda fatal. Y es que esos llantos se ven de lejos que están hechos con el ánimo de presionar y para que esos beneficios que denuncia se vuelvan ciento ochenta grados y caigan en la cuenta madridista. Y es una pena que tan buena labor, con esa Liga tan fantástica que estaba realizando hasta que llegó Preciado con su tropa, se manche por el ventajista lloriqueo que sólo amaina cuando le deja el turno de declaraciones a Aitor Karanka, su segundo y que ya está tomando la misma senda llorona de su jefe.

Estamos ya en la víspera de ese aluvión de clásicos que nos amenizará abril y parte de mayo y el caudal lacrimógeno aumenta de manera considerable. Dice que está entrenando con diez en previsión de la más que, según él, segura expulsión que sufrirá su equipo. Y eso se oye y provoca la risa floja, ya que quizá Mourinho esté equivocado y en vez de ensayar con sólo diez debiera hacerlo con doce o trece a ver si de esa forma es capaz de neutralizar el caudal de fútbol azulgrana. Estamos de lleno en la víspera de esos días señalaítos de clásicos que serán cuatro y que han activado de forma tan espectacular las glándulas lacrimales del excepcional y llorón Mourinho.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios