Visto y oído

Antonio / Sempere

Negocio

PERO qué tendrán los de Antena 3 con Franco? se preguntan algunos sorprendidos por esa fijación al introducir una serie hace referencia a la generación después de Franco, un especial sobre cómo fue la agonía de Franco y una tv movie. Mi respuesta sólo encuentra una palabra: negocio. Espectadores. Audiencia. Cuota y aumento de los ingresos publicitarios. Por la misma regla de tres cabría responder a todos aquellos que se preguntan cómo es posible que Telecinco, en una misma semana, tenga el cinismo de entrevistar a Luis Roldán y Julián Muñoz. Puro negocio. Se ha publicado, aunque no hace falta ser un experto, que estas entrevistas exclusivas salen más baratas que un capítulo de Aída, teniendo en cuenta lo que se rentabilizan en otros programas de la cadena y las horas de televisión que pueden cubrir, directa o indirectamente.

Todo lo demás, todo lo que queda al margen del negocio, está de más. A pesar de lo que se diga, de lo que puedan dictar las leyes y de lo que lleguen a afirmar en sus declaraciones públicas los responsables de las cadenas aludidas.

Pues bien, sepan las nuevas generaciones y recuerden las veteranas, que hubo un tiempo en que la televisión no era negocio. O no era sólo un negocio. Sepan que hubo un tiempo en que la televisión y sus tripas, los despachos y los platós, eran lugares ilusionantes. Sepan los nuevos espectadores y recuerden los veteranos que algún día fue así. Y que en estos nuevos tiempos en que gozamos de más oferta y más libertades también estamos perdiendo algo importante, sabiendo que el cambio es irreversible.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios