PASA LA VIDA

Nocturnidad y consejería

EN vísperas del tercer aniversario de la muerte de Antonio Puerta, a la consejera de Salud, María Jesús Montero, le ha entrado el miedo escénico. Noventa minutos en Heliópolis son molto longos para jugar al fútbol a las 17:00 bajo una ola de calor africano a 50 grados al sol. Ciertamente, es heavy. Ha logrado que el Betis-Granada se retrase cuatro horas, en un domingo de alerta naranja. Como si no hubiera ya alerta roja en el abrasado club verdiblanco, en suspensión de pagos por falta de patrimonio y exceso de Lopera.

Si la salud es lo primero y la retransmisión televisiva lo segundo al fijar los horarios, la consejera Montero se ha quedado corta. Oportunidad tiene para demostrar si es o no poderosa, pidiéndole a Unipublic y a Televisión Española que suspenda o retarde la segunda etapa de la Vuelta Ciclista a España. Comienza el domingo a las 13:30 con salida en Alcalá de Guadaíra y van a pedalear bajo el sol durante 173 kilómetros y más de cuatro horas hasta esprintar en Marbella a las 17:50. Ya que en Sevilla se inventa mañana la contrarreloj nocturna, la Junta puede proponer el ciclismo en ruta bajo las estrellas. Y si la caravana publicitaria de la Vuelta rechaza que sus logotipos se vean peor, que la Consejería de Salud sea coherente para prevenir que no le dé una alferecía a los luxemburgueses Schleck. ¿Fútbol sí y ciclismo no?

Ítem más, señora consejera. ¿Por qué no ha prohibido el continuo deambular por las playas, a pleno sol y sin que se den una sola zambullida, de tantos inmigrantes africanos a los que explotan, arrastrándose por las arenas cargados de cachivaches y baratijas casi imposibles de endilgarle al veraneante?

O son muy selectivos, o Montero y sus asesores no se leyeron el informe sobre cómo se está trabajando todo el verano a pleno sol en las setas de la Encarnación cuando más calor hace. Monteseirín dio el pasado miércoles por finalizado lo que no está acabado ni inaugurado, el mercado. Su visita mediática fue por la mañana. En los andamios de las setas, a 50 grados al sol por la tarde, los operarios colgados de arneses terminaron de trabajar a las 20:20, tras iniciarse la faena a las 7:00. Es lo que tiene el calor electoral, para aminorar tanto tiempo perdido. ¿Se atreverá Montero a pedir que en el proyecto emblemático del alcalde sólo se trabaje por la mañana?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios