Visto y oído

Antonio Sempere

Nominaciones

Cuando Álex de la Iglesia matizaba que a pesar de que este año los académicos, por vez primera, habían podido votar on line, el actor Fernando Chinarro lo había seguido haciendo por el procedimiento tradicional, porque no se aclara con la informática, el presidente de la Academia de Cine estaba haciendo un gag. Uno de los muchos exhibidos durante la lectura de las 28 nominaciones realizada en la sede la calle Zurbano, y que gracias a un anfitrión como él pudo haberse convertido en un buen programa de televisión.

Y es que De la Iglesia sabe mucho del sentido del espectáculo, del entertainment. Cómo no va a saber, si se dedica a eso, pensarán algunos. Pues otros que se dedican a esto son incapaces de generar una sonrisa y plantean sus comparecencias ante la prensa como si fueran las de un ministerio de Economía.

La lectura de nominaciones fue emitida en directo por dos canales de televisión, 24 Horas y CNN+. Pero no hubo un espacio televisivo propiamente dicho. No hubo set entrevistas. No hubo presentadores. No apuestas sobre lo que iba a ocurrir. Ni reacciones de los presentes, y consulta directa a los periodistas especializados para que se pronunciasen al respecto. Sólo una conexión por parte de dos canales informativos.

Aun así, estos escasos minutos revelaron, rápidamente, cómo el sentido del humor de Álex de la Iglesia podría ser una mina para la televisión. O la constatación de que existan tantísimas personas incapaces de una nota sencilla. Que Paz Vega se dedique a la interpretación no es una paradoja. Este mundo es así. Las nominaciones se leyeron por primera vez en sábado, en 24 años, por el olfato de Álex, sabedor de que los domingos se venden más periódicos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios