Alto y claro

Nueva York aterriza en Sevilla

EN el encuentro digital que el alcalde mantuvo en Diario de Sevilla, uno de nuestros lectores le planteó la posibilidad de que los domingos abrieran las tiendas del centro para reactivar la economía e incrementar nuestro atractivo turístico. A Monteseirín le pareció una buena idea, a expensas de lo que dijeran Aprocom y la Junta. Aprocom, a pesar de augurar el cierre del 40% de los locales del centro por la crisis, ya ha rechazado la iniciativa con el argumento de que los costes salariales la harían inviable. No soy quién para cuestionar las cuentas de los comerciantes, pero creo que deberían ensayar, siquiera como experiencia piloto, algunas fórmulas más imaginativas. Y es que también dudaron sobre el adelanto de las rebajas y luego tuvieron un éxito apoteósico. ¿Cuántos parados (170.000 en Sevilla), eventuales, estudiantes y otros no estarían dispuestos a trabajar en el comercio los fines de semana para ganar un dinero extra? Mientras nos peleamos entre nosotros por qué llevamos a Fitur, otras ciudades se promocionan como urbes turístico-comerciales. En contraste, Sevilla acuña un lema distinto cada temporada, hasta difuminar su imagen de tantos mensajes como lanza. A saber, somos "la ciudad del deporte", porque un día aspiramos a los Juegos Olímpicos; "la ciudad de la música", porque tenemos más de cien óperas ambientadas aquí, pero que no nos han servido ni para representar al menos una cada año ni para organizar un festival tipo Salzburgo, los Proms o Bayreuth; "la ciudad de las personas", porque había que oponer la peatonalización a la marea automovilística; "la ciudad de los congresos", para promocionar un palacio de Fibes con 10 años de retraso. Madrid, que no tiene ni Giralda, ni óperas, ni Guadalquivir, abre la zona de Sol los domingos para que los turistas compren en fin de semana, y ahora se promociona en el mundo bajo el lema Madrid Shopping, como referente internacional del turismo de compras. No sólo Madrid. En paradas de autobús de Tussam hasta se anuncia Nueva York para seducirnos con compras baratas por la fortaleza del euro. En la era de la globalización va a resultar más fácil comprar durante un festivo en la ciudad de los rascacielos que en la propia Sevilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios