La campana

José / Joaquín / León

Nuevas calles cofradieras

EVOLUCIONA la Semana Santa mientras nos creemos que es inmutable. Hasta los años 70 del siglo pasado, el itinerario más sorprendente era el del Tiro de Línea, con escenas que llamaron la atención, como los pasos del Cautivo y la Virgen de las Mercedes atravesando la antigua vía del tren. Atrás quedaban otras escenas curiosas que se desarrollaban fuera del casco antiguo y con el tiempo se hicieron habituales. Por ejemplo, la vuelta de la cofradía del Porvenir por la plaza de España antes de llegar a su barrio. Y cuando la ciudad se transformó para la Expo 92, se podría recordar que el puente de San Bernardo se mantuvo para que no se perdiera el tránsito ritual del Miércoles Santo desde el arrabal, mientras pasaba al recuerdo el vecino puente de la Calzada que dejó la calle Oriente en avenida para San Benito.

La Sed por los alrededores del Sánchez Pizjuán camino de la Catedral, o descubriendo calles de Nervión -novedosas para una cofradía- en sus regresos, también conquistó territorios para la Semana Santa. Y se podrían citar otros casos, como el de San Gonzalo, aunque este itinerario, pese a venir de lejos, discordara menos porque el barrio León no tiene vocación periférica, sino de prolongación de esa Triana que la cofradía recorre de cabo a rabo.

Además están las hermandades que salen por sus barriadas, y casos singulares como el de Torreblanca. Pero en los últimos años la Semana Santa oficial, la de las cofradías que llegan a la Campana camino de la Catedral, se ha enriquecido con nuevas aportaciones. El Cerro del Águila abrió rutas insospechadas, más allá de Ramón y Cajal. La primera vez que vi el palio de la Virgen de los Dolores por la Enramadilla me marcó. Será inevitable, pero poco estético. Aún así, la aportación que hace este año la nueva cofradía del Polígono de San Pablo rompe con todo. En el itinerario de vuelta rodeará media Sevilla histórica, antes de pasar por El Fontanal, desembocar en los aledaños de Santa Justa y cruzar un tramo intempestivo hasta el anexo de Kansas City para llegar al polígono.

Es la Semana Santa del siglo XXI, como podría ser la del siglo XXII. Y es también la Semana Santa de Sevilla, aunque pasen por calles que se parecen a algunas barriadas de Albacete o de Guadalajara.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios