Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Nuevo día para el optimismo

Con Rusia al otro lado del campo, hoy amanece con renovadas esperanzas aunque con el 'síndrome de cuartos'

AMANECE el Día D, el enésimo día en que las ilusiones están intactas y las esperanzas por todo lo alto. Me refiero, claro está, a que amanece un nuevo punto de partida para nuestro equipo nacional o equipo plurinacional, como le ha llamado un ingenioso hidalgo de la pluma y de la cosa. Hoy estamos ante un Kilómetro Cero más de nuestro combinado patrio y las cosas son como siempre fueron, idénticas a tantas y tantas ocasiones en que nos enfrentábamos a tesitura parecida. Como cuando con Kubala reaparecíamos en un Mundial para que el fracaso comenzase por el lugar elegido como cuartel general.

Argentina, tras los fiascos de Chile, Inglaterra y las ausencias de México y Alemania, fue el primer punto de partida que se fue al carajo casi antes de que comenzase. El no gol de Julio Cardeñosa fue el detonante, pero la causa se había larvado mucho antes y, desde entonces, innumerables cuentos de la lechera para un país que pasa del infinito al cero en el mismo tiempo que dura la estancia de la selección en el evento de turno, poquísimo de forma habitual. Que si la Martona, el gol de Arconada, el penalti de Eloy Olalla, la traición de Míchel a Zubi en cierta barrera, el codazo de Tassotti, el penalti a las nubes de Raúl o la salida de Molina y el penalti de Joaquín...

Demasiados motivos para la excusa, fundados casi todos pero excusas al cabo. Hoy volvemos a ilusionarnos aunque el síndrome de los cuartos de final nos persiga desde que la razón, o similar, habita entre nosotros. Nos espera Rusia, como en Faro hace cuatro años, y el adiestrador es Guus Hiddink, hombre de infausto recuerdo para el público en general, como seleccionador de Corea cuando su Mundial compartido con Japón, y para los béticos en particular por aquel barquinazo del 2000 en el que tanto tuvo que ver. Hoy estamos ante otra historia, pero con el común denominador de un optimismo paliado, cada vez más paliado, muy justificadamente paliado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios