Obama, una visita en el tiempo de descuento

PRÁCTICAMENTE en el tiempo de descuento, el presidente de EEUU, Barack Obama, ha decidido visitar España, cumpliendo así con una tradición con la que han conservado ininterrumpidamente todos los jefes de Estado del país norteamericano desde el viaje de Richard Nixon en 1970. La visita a Madrid y Sevilla se producirá del 9 al 11 de julio, con el Ejecutivo de Mariano Rajoy en funciones y Obama a punto de dejar el Despacho Oval, lo cual le restará algo de operatividad y eficacia. Sin embargo, hay que tener en cuenta varias cuestiones para considerar muy positivamente la llegada de Obama a nuestro país. Tras los altibajos en las relaciones provocados por el excesivo amiguismo de Aznar y la irresponsable actitud antiamericana de Zapatero, este viaje vuelve a demostrar que, desde ya hace tiempo, los dos aliados guardan una sincera y respetuosa amistad y comparten intereses comunes. Además, en absoluto hay que desdeñar la posibilidad de que Rajoy repita tras las elecciones del 26-J como jefe del Gobierno y que Hillary Clinton, la favorita en el Partido Demócrata, gane las presidenciales de EEUU, por lo que habría cierta continuidad con la situación actual y, por lo tanto, lo hablado no caería en saco roto. Finalmente, hay que tener en cuenta que siempre es muy importante recibir una visita del presidente del país que sigue siendo considerado, pese a los cambios planetarios de los últimos tiempos, como "el más poderoso del mundo". Aunque ha tardado en venir, Obama siempre ha mantenido una relación muy amistosa con España. Recuérdese, por poner sólo un ejemplo, cómo en plena ofensiva independentista catalana, cuando los nacionalistas intentaban recabar apoyos internacionales para su aventura soberanista, Obama habló muy claramente a favor de la unidad española, lo que supuso todo un jarro de agua fría para los que estaban intentando quebrar el orden constitucional. Sin ir más lejos en el tiempo, últimamente ha elogiado los avances económicos de España en unos momentos en los que la confianza es vital para conseguir inversiones y nuevos mercados.

España y EEUU tienen una muy buena relación en materia de defensa, como se ha visto con la potenciación de las bases de Rota y Morón para la creación del escudo antimisiles y la lucha contra el yihadismo. Sin embargo, hay que hablar de muchas cosas, fundamentalmente de la evolución de las negociaciones del tratado de libre comercio entre EEUU y Europa, el TTIP, que Obama quiere firmar antes de que deje el sillón presidencial en el próximo mes de noviembre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios