Crónica personal

Pilar / cernuda

Objetivo no conseguido

LOS sondeos insisten en que la abstención será alta, muy alta, y que los españoles "pasan" de unas elecciones que no les interesan en absoluto. El único consuelo es que los índices de abstención españoles son parecidos a los del resto de los socios europeos; es más, en algunos sobrepasan el 70%, y se dan además en países en los que el entusiasmo por pertenecer a la UE provocó manifestaciones entusiastas y fuegos artificiales el día de la adhesión.

Ni los candidatos, ni los periodistas que han hecho el esfuerzo de explicar qué suponen estas elecciones han logrado su objetivo. No importa que el Parlamento Europeo (PE) tendrá mucho más poder que hasta ahora, que tomará decisiones de enorme repercusión en todos los sectores españoles, que ciertas áreas sobreviven gracias a las ayudas y fondos europeos, que algunas de las leyes más polémicas españolas pueden ser echadas atrás por las instituciones europeas o, al contrario, vienen ordenadas desde Bruselas… nada de eso interesa. Los españoles se encogen de hombros ante las elecciones del próximo domingo y se fuman un puro ante las polémicas que se producen en la campaña electoral. No van más allá del comentario sobre si Arias Cañete es tan machista como presumen los socialistas o un mal momento lo tiene cualquiera.

Frustrante y descorazonador que con el esfuerzo que costó formar parte de la UE -y que sólo conocen bien los que ya no cumplen los cincuenta y saben del trabajo que se tomaron Suárez y Calvo Sotelo, y cómo remató finalmente Felipe González los flecos que quedaban pendientes- ahora se vivan las elecciones con tanta indiferencia, como si nos fueran ajenas. Es evidente que los candidatos no han sabido explicar no ya lo que pretenden sus respectivos partidos en el PE o cuál es nuestro grado de dependencia del PE. Pero tampoco los periodistas, profesores y expertos en distintas materias han atinado a la hora de transmitir la necesidad de participar en unas elecciones en las que nos jugamos mucho más que saber si Rajoy consigue más escaños que Rubalcaba.

Los candidatos han estudiado documentos, memorizado cifras, aprendido leyes y muchos de ellos llevan meses con cursos intensivos de inglés a sus espaldas. Hacen campaña con la voz quebrada por el esfuerzo porque piensan que vale la pena defender los intereses de España desde un escaño en Bruselas o Estrasburgo, pero la mayor parte de la gente piensa que sólo se baten el cobre por un buen sueldo y ni se molestan en averiguar cuál es el colegio electoral que les corresponde. Una pena.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios