Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Obligatorio dejar de lamentarnos

TODAVÍA bajo la impresión de aquel contragolpe croata que nunca debió producirse hay que reaccionar, dejar de lamentarse y mirar de frente al lunes en París. Sin duda alguna, la reacción que produjo en Italia la hecatombe hispana de Burdeos debe servirnos de acicate para salir de la depresión. Eso de que el enemigo se aterrorice ante el sorprendente emparejamiento con el campeón vigente debe servir para mirar al frente de otra manera.

Sabido es que las derrotas enseñan más que las victorias, ergo este estúpido tropiezo debe servirnos de algo. Por ejemplo, debe servirnos para tomar las medidas oportunas a fin de que no nos cojan a la contra cuando está de más arriesgar. La jugada que nos dejó cara de tonto está en el manual de lo que nunca debe hacerse. Adúriz perdió el balón de forma natural, pues vio claro el tiro y tiró, pero lo que nadie imaginaba es que atrás íbamos a estar tan desprotegidos.

Por ejemplo, ¿dónde estaba Juanfran para que Perisic tomase aquella diáfana autopista que se le abría a babor? Y no entro en lo del penalti errado, aunque habría que aconsejar a Sergio que se deje de estar en todas las salsas. El penalti sólo puede fallarlo el que lo lanza y ante eso no caben reproches, pero alardear tanto de galones... En fin, que lo hecho, hecho está y que ahora sólo resta mirar hacia delante, el objetivo es Italia y reconforta viendo la reacción transalpina.

El recuerdo de hace cuatro años en el Olímpico de Kiev eriza el vello de los azzurri y pensar en cómo Íker instaba al árbitro a detener la sangría en la meta de Buffon debe ser una pesadilla. Por tanto, hay que recomponer la figura, dejar de pensar en ese difícil futuro que nos hemos creado nosotros mismos y recuperar la autoestima. Para ganar una Eurocopa hay que derrotar a los mejores se llamen como se llamen y vengan en el orden que vengan. O sea, que fuera pucheros.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios