La ventana

Luis Carlos Peris

Ojalá sea así en los días señalaítos

CALENTANDO motores, la fiebre ve cómo los mercurios se vienen arriba. La Paz por el Parque y la burra en la rampa son objetivos que se convierten en obsesión así que va avanzando la Cuaresma. Antier hubo ocasión de comprobarlo en la Macarena ante el mayestático paseo que se pegó el Señor de la Sentencia por el barrio. Y puede comprobarse en estos preliminares de la mayor fiesta de Sevilla cómo esa falta de religiosidad que tanto duele en los días señalaítos no se echa de menos en estos actos. Igualmente, por Pureza unos días antes pudo comprobarse de forma palmaria cómo la fe trianera se mostraba en perfecto estado de revista en el corto trayecto que va de Santa Ana a los Marineros. Respeto y buenas formas que también serían deseables en los días y en las noches grandes de la gran celebración bajo el común denominador de la religiosidad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios