Puerta de los palos El Fiscal

Ojú

EL doctor Escribano quiere acabar con el clásico bocadillo que las hermandades ofrecen a sus costaleros durante o al término de la estación de penitencia. Dice que lo mejor tras arriar los pasos es jamarse un plato de arroz blanco con patatas. Ay, si se lo hubieran dicho a tiempo a los cargadores del muelle... A lo mejor Abel Moreno no hubiera escrito nunca Hermanos costaleros. Escribano nos cierra Trifón a este paso y nos pone como los días de gastroenteritis: a base de botellitas de aquarius y lonchitas de pavo para picar. A ver si un laboratorio de esos saca pronto un estudio sobre los beneficios de la cerveza en los costaleros. Ojú, Escribano, que viene, que viene...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios