PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Oro, gas y petróleo

YA no le tienen respeto ni a los Juegos Olímpicos. Cuando Putin y Bush estaban en mangas de camisa contemplando la maravillosa ceremonia de apertura, se desencadenaba una guerra entre Rusia y Georgia, aliado de Estados Unidos tras quitarse del mapa de la Unión Soviética. Carroñeros en el colosal nido del deporte. Con las ganas que hay en España de conquistar medallas de oro y de que siga bajando el petróleo, se abre la espita del gas en el Cáucaso, una de las regiones que siempre se tienen a mano para desencadenar explosiones bélicas.

El manual de estilo indicaba hasta ahora que en las dos semanas de competiciones olímpicas no se le prendía fuego a los numerosos conflictos que respiran por la herida en las regiones más convulsas del planeta. Como todas las televisiones le dan tregua a las guerras de nunca acabar porque se centran en reflejar los enfrentamientos con piragua, florete, bicicleta, barcos de vela o disparos desde la línea de 6,25 metros, se juntaban el hambre de paz y las ganas de comer viendo en el telediario lágrimas de oro con quilates de felicidad porque suena el himno de la victoria para Samuel Sánchez. En Somalia, Congo, Myanmar o Líbano, todo sigue igual, pero su réquiem sólo volverá a sonar cuando, a partir del día 25, comience el periodo bélico de cuatro años que desemboca en Londres.

En pleno veraneo no nos vamos a librar de otro repunte en el mercado del carburante mientras situamos Osetia en el mapa y trazamos la ruta de los oleoductos y gasoductos que pasan por Georgia y llevan a Europa la energía comprada en Asia Central que, además, permite ser menos dependientes de Rusia y de Iraq. Caliente, caliente.

Aunque en el programa olímpico no aparezca, en Pekín se está jugando al ajedrez. Rusia mueve pieza en Osetia a cuenta del jaque que le dio Estados Unidos en Kosovo. A su vez China pide enroque en el Tíbet a cambio de dejar hacer en esos avisperos. Y España lo que quiere es más oro y menos Euríbor…

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios