La esquina

El PP se critica a sí mismo

POR qué razón el Partido Popular de Rajoy apoyaría un escrito en el que se denuncia que el PP de Aznar discriminó a Cataluña al aprobar en 2001 un modelo de financiación autonómica lesivo para los intereses de esta comunidad? ¿Cómo se explica que el PP de Rajoy preste sus votos a un acuerdo parlamentario que habla expresamente de los actos del PP de Rajoy contra el Estatuto catalán?

No se me ocurre más que una respuesta: por oportunismo, entendido como aquella práctica política que conlleva la renuncia a los principios o las convicciones en aras de una ventaja coyuntural e inmediata. El PP ha sido oportunista al propiciar la derrota del Gobierno en el Senado vetando el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado, que habrá de volver al Congreso para su definitiva aprobación.

A los populares no les faltaban argumentos para rechazar los presupuestos de Solbes. Sobre todo, la confesión del propio Solbes de que el agravamiento de la crisis económica ha hecho que las previsiones de crecimiento, ingresos y déficit estén "desactualizadas" (vamos, que no encajan con la realidad). Tenían su propuesta de devolución del proyecto, que no prosperó. Lo curioso es que, con tal de desgastar al Gobierno, los senadores del PP no dudaron en votar la propuesta, igualmente de rechazo, de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), que sí obtuvo mayoría en la Cámara Alta.

De este modo, el principal partido de la oposición se ha aliado con un partido, ERC, al que siempre ha vituperado por independentista, republicano y antisistema y que es el mismo partido en el que milita el tarugo Tardà, ese cuyo grito "¡muerte al Borbón!" ha llevado al PP a exigir que los socialistas rompan su pacto de gobierno en Cataluña. No parece el compañero de viaje más apropiado.

Ciertamente, se puede coincidir en una votación puntual con cualquier fuerza parlamentaria, por antitética que sea. A nadie extrañaría que el PP sacase adelante una iniciativa en el Senado gracias al voto de ERC sin haber pactado nada previamente. Pero es que en el caso que comentamos es el PP el que suma sus escaños al único escaño de ERC para tumbar, momentáneamente, los presupuestos del Gobierno, y para ello no tiene ningún inconveniente en suscribir una motivación del veto en el que se denuncia el modelo de financiación del Gobierno Aznar, al que pertenecía Mariano Rajoy, y se invita al PP a "renunciar a sus pompas y a sus actos contra el Estatut". (¿Pompas y actos? ¡Ni que el PP fuera el demonio!).

Y este ataque al Partido Popular de Aznar y al Partido Popular de Rajoy lo apoyan los senadores del Partido Popular de Rajoy. Sólo por lograr una victoria momentánea sobre Zapatero. Oportunistas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios