La ciudad y los días

carlos / colón

El PSOE de las cien cabezas

LA izquierda comunista o radical muestra su talante sectario, sus maneras gamberras y su desprecio a la Constitución. La izquierda socialdemócrata, el PSOE, baila en la cuerda floja intentando seguir siendo quien ha sido desde Suresnes a la vez que hace guiños, o directamente apoya, a la extrema izquierda. Según la reciente encuesta de Metroscopia el PP (23,1%) y el PSOE (23,5%) sumarían el 50% de la intención de voto frente al 34,1% de los dos partidos emergentes (Podemos obtendría un 18,1 y Ciudadanos un 16,0%), que entre los dos sólo sumarían un 34,1%. Como una unión entre ambos es imposible (aunque en política nada lo es: véase la nueva ensalada catalanista independentista) el único peligro de un remake cutre del Frente Popular sería la suma de Podemos e IU. Pero como ésta sólo obtendría un modesto 5,6% este peligro parece lejano: la unión de los potenciales votos de Podemos -en caída libre: ha perdido 10 puntos desde enero- e IU les haría casi empatar con el PSOE y el PP en el mejor de los escenarios para ellos. Salvo que el PSOE se sumara. La pelota estaría pues en el tejado socialista. Tendría que elegir entre seguir siendo socialdemócrata o escorarse hacia una izquierda extraña al socialismo tal y como lo conocemos desde hace 40 años.

Lo que el PSOE no puede hacer es lo que ha hecho en tantos municipios y acaba de perpetrar en Montcada i Reixach (Barcelona). Allí se acordó el pasado jueves, a petición de la CUP, la retirada del retrato del Felipe VI del salón de plenos "por higiene democrática". Votaron a favor los proponentes y CiU. Votaron en contra el PP y Ciudadanos. ¿Qué hicieron los socialistas? Abstenerse. Lo que quiere decir que no tienen opinión sobre si se debe respetar o no el Estado Constitucional y sobre si retirar el retrato del Rey es un acto de "higiene democrática" o una gamberrada antidemocrática por anticonstitucional. En esta situación está claro que abstenerse es dar la razón.

El disparate de Montcada i Reixach se suma a los de Barcelona, Zaragoza, Cádiz y tantos otros municipios. Sabemos qué piensan sobre esto el PP y Ciudadanos (constitucionalistas) o Podemos e IU (anticonstitucionalistas). Pero es imposible saber qué piensa este PSOE que dice unas cosas por boca de Sánchez y otras por las de sus alcaldes y concejales. El partido parece una Hidra de Lerna imbécil o enloquecida con las cien bocas de sus cien cabezas diciendo a la vez cosas contradictorias.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios