la esquina

José Aguilar

Todo lo que el PSOE tenía que hacer

ESTABAN al borde del precipicio... y han dado un paso adelante. Todo lo que tenían que hacer los socialistas andaluces para perder las elecciones del 25-M ya lo han hecho. Hace años parecían disponer del manual infalible para ganar en las urnas, pasara lo que pasara a nivel nacional. Ahora ya usan el perfecto manual para ser derrotados, y lo usan con obstinación y sin pausa. Misión cumplida.

Veamos. No se les puede culpar de la crisis económica más que en la cuota que les corresponde en la responsabilidad del Gobierno Zapatero, que no supo verla cuando venía y cuando la vio improvisó, aunque también han tenido mucho que ver con la desequilibrada y frágil economía andaluza que ha resistido los embates de esa crisis peor que las demás comunidades autónomas. Ahí están las cifras de paro para testimoniarlo.

Luego les ha estallado el escándalo de los ERE, un caso de corrupción vinculada al poder político que sólo se explica por otra de las características distintivas del socialismo andaluz: lleva treinta años gobernando sin interrupción, lo cual quiere decir que al PSOE se han adherido como lapas individuos nada recomendables, a la búsqueda exitosa de cargos, ventajas y mamandurrias, y que se han desactivado todos los mecanismos de control, internos y externos, en el manejo de los fondos públicos.

Los que no han estado directamente relacionados con las irregularidades o no han querido enterarse o han mirado para otro lado. Por patriotismo de partido, mayormente. Con un agravante: los ciudadanos, capaces de convivir con la corruptela mientras había trabajo, consumo y bienestar para todos, la consideran insoportable e intolerable cuando lo pasan mal, o muy mal, y ven que entre los pocos que no sufren en su nivel de vida siempre están los socialistas, sus familiares y amigos.

Pero han hecho más. Han promovido una reforma de la Administración autonómica lesionando a un sector tan sensible e influyente como el de los funcionarios. Han errado en la inevitable sucesión de Manuel Chaves al frente de la Junta. Han patinado con la ensoñación de creer que la convocatoria de elecciones andaluzas separadas de las generales iba a aminorar su deterioro. Se han equivocado al celebrar en vísperas del 25-M un congreso federal destinado fatalmente a consagrar la división interna. Y se han cubierto de gloria al prolongar este cisma en la elaboración de las listas electorales, con un resultado espectacular: la crisis más grave es en la provincia por la que se presenta el presidente Griñán.

Mi compañero Marqués Perales dice que debe haber un topo de Arenas en el PSOE-A. No lo creo. Todos están actuando como topos del PP, casi ciegos, pero sin el olfato de los topos. No dan una.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios