PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Paganos de la austeridad

POR mucho rentista que haya en nuestro vecindario, toca apretarse el cinturón. Quienes han comenzado a acudir al os comedores benéficos ya no tienen cinturón propio que apretarse y dependen del auxilio social. Y de que el banco no le embargue el piso, más hipotecado que alicatado. En la acera social de enfrente (ya saben, juntos pero no revueltos), cuando en las empresas sean generalizadas las órdenes de recortes en comidas de trabajo con añadas caras y copazo de colofón, tarjetas oro, asientos en clase club, actos con caterings y cestas navideñas, comenzarán a manifestarse y a protestar todos los que laboran y viven de las relaciones sociales, no de la austeridad.

Como es inevitable que se le sumen a marchas forzadas la mayor parte de las clases medias, a las que ya está afectando la destrucción de empleo que al principio sólo alcanzaba al sector de la construcción, veo venir que pronto van a pedirle ayuda al Gobierno no sólo las compañías automovilísticas y las grandes inmobiliarias, sino también las bodegas de vinos o cavas, los diseñadores de moda, los intermediarios del jamón, las joyerías, los restaurantes con ínfulas, las casas de decoración, las perfumerías,... Hoy te quiero más que ayer pero espérate a ver si cobro mañana.

En la sociedad de consumo, que estimula necesidades y alienta expectativas, el concepto de lo suntuario se diluye, más aún cuando la generalización del préstamo fácil ha minimizado el quiero y no puedo. De eso depende la cuenta de resultados y la prosperidad de miles de empresas y decenas de miles de empleos. La cultura del diseño y la industria del lujo han conocido entre nosotros un extraordinario desarrollo en los últimos diez años. Si en cuestión de meses volvemos al contigo pan y cebolla, las marisquerías habrán de reconvertirse en bocaterías. Y si a la gente le da por no estrenar ropa en las bodas a las que acude invitada, las pymes de la costura y las boutiques de tocados lo tendrán más negro que la toga del juez Tirado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios