Visto y oído

Antonio / Sempere

Páginas

AHÍ lleva, dieciocho domingos consecutivos, fiel a la cita, Página 2. Causó cierto revuelo mediático al principio, la semana de su estreno, cuando logró abrirse un hueco en todas las páginas de Televisión. Nuevo espacio dedicado a los libros. Nada que ver con lo que hacía Sánchez Dragó. Esmerada postproducción. Sorprenderá la agilidad de sus contenidos. El ritmo de sus secciones. Pero ahí acabó la cosa. Desde entonces, silencio. Desde que Oscar López, su presentador, se pasease en la primera entrega por Barcelona luciendo la camiseta negra con el logotipo del programa, apenas ha vuelto a merecer ningún comentario. Y sin embargo, se ha ganado a pulso la atención.

Página 2 no faltó a su cita ni en Navidad, Año Nuevo y Reyes. La maquinaria de su equipo debe estar muy bien engrasada para que las entregas fluyan con tal continuidad. ¿Y la audiencia, qué dice? Hasta ahora está renuente, como cabía esperar. Oscilando entre un 1 y un 2 por ciento, sin superar esta cifra jamás. El pesimista dirá que 99 de cada cien espectadores que tienen encendida la tele los domingos a esa hora pasa del programa de libros. El optimista argumentará, convencidísimo, que el público a quien va dirigido este espacio pasa de ver televisión, y que a lo mejor en el rato en que se emite sus destinatarios están leyendo y escuchando su música preferida plácidamente en su cuarto de estar.

Sea como fuere, el trabajo de quienes hacen posible Página 2' no debe pasar inadvertido. Ennoblece la televisión, y es uno de esas ventanas a las que compensa asomarse. Sólo la charla que mantiene en una sala de cine Desirée de Fez con Oscar López comentando las novelas que han sido adaptadas a la pantalla, bien merece la pena salir a su encuentro. Cuando tanto se habla en la campaña de mejorar la calidad de vida, aquí brindo una pequeña receta.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios