Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Palma, buen sitio para el desquite

La cita con el Mallorca es una batalla y no una guerra como la perdida en Génova, pero una cita cauterizante

AFORTUNADAMENTE, la posibilidad para el desquite le llega al Sevilla bien pronto. El partido de esta tarde en Palma debe ser el lenitivo que impida que la herida genovesa se ulcere y el contratiempo se convierta en problema irreparable. Ya, ya sé que lo del Luigi Ferraris fue muy grave porque, entre otras cosas, no tiene vuelta atrás, pero la vida no se para y llega la posibilidad de hacerse perdonar cuando las hostilidades aún no se han desencadenado del todo. Fue tan grave como sorprendente lo de Génova, pues, como decíamos aquí mismo en la víspera de la catástrofe, no acostumbra el Sevilla a tirarse al callejón.

Quizá fuese otro Sevilla el que no acostumbraba a la espantá, quizá los tiempos hayan cambiado al mismo ritmo que cambiaron los hombres, y los nombres, que tienen que defender el pabellón blanco del Sevilla. En vez del quizá sea el innegociable sí o sí la cruda realidad de un equipo acostumbrado a ganar batallas y, por supuesto, guerras. Y por ahí puede estar yéndosele el crédito a Manolo Jiménez, por sus éxitos en las etapas y sus fracasos en las generales. Después de jugar, y ganar, tantas finales, caer primero ante un corriente equipo turco como el Fenerbahçe y ante otro aún peor como es la Sampdoria eclipsa gestas como la del Bernabéu y alguna más.

Mucho se está criticando a Del Nido por no haber dado la cara en el triste día después del adiós a la muy querida Copa de la UEFA. En un personaje tan racial no se llega a comprender un rapto de prudencia. Y eso, prudencia, es lo que ha presidido la actitud del presidente del Sevilla. Aconseja la prudencia contar hasta diez antes de contestar y creo que Del Nido no ha considerado suficiente llegar a la decena, sino que ha ido tan lejos que se llevó todo el día después contando para no tener que arrepentirse de nada. Lo mejor de todo es que la posibilidad de desquitarse llega pronto, aunque no sea en una guerra sino en una simple batallita como la de hoy en Palma.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios