desde mi córner

Luis Carlos Peris

Pamplona, único objetivo válido

La ola de rumores en torno a un técnico reafirmado y opiniones sin sentido, rémora para un Betis urgido

CABALGAN el Betis y sus circunstancias de forma inexorable hacia la cita de Pamplona. Lo hace a lomos de unas circunstancias que no siempre, o casi nunca, juegan a su favor. Demasiados rumores, una barbaridad de insistencia sobre lo mismo, que si Bosch dice, que si Mel apela a las redes sociales para mostrar su estado de ánimo, hablan futbolistas que apenas juegan, afirma Casto que no le gusta jugar adelantado, bla, bla, bla mientras que la semana galopa, Osasuna espera y el Betis anda en lo que anda. Ya lo digo en el arranque de estos pensamientos en voz alta, son circunstancias que rara vez juegan a su favor.

Da la impresión de que casi toda la barahúnda la forman y alimentan a diario gente torpe o que no quiere, precisamente, lo mejor para este Betis frágil, vulnerable y como dirigido por un personal no afecto a la causa o lego en esto del fútbol y la forma de ser manejado. En una semana que, tras haber sido reafirmado el entrenador, procedía más el trabajo firme y en la más absoluta intimidad, resulta que unos y otros continúan dando tres cuartos al pregonero para que el estado de confusión que vive el sevillanísimo club de las trece barras impida el esclarecimiento de las cosas y se siga ocultando el final de ese túnel en que el Betis se empezó a meter en Getafe.

Pamplona en el entrecejo y nada más, esa es la cuestión. Ningún otro pensamiento que pueda distraer en la única tarea que le compete al Betis, ganar de una puñetera vez. Y como Pamplona es lo primero, pues Pamplona como meta ineludible y sin meterse en belenes que perjudican una barbaridad para la marcha del negocio. Reafirmado Mel hasta nuevo aviso, ya está bien de que si Esteban o Míchel, mucho menos sacar a Serra a retortero porque bastante tiene Lorenzo en Palma con lo que tiene para que, además, se airee su figura siempre con fines torticeros. Dicho lo cual, anatema sean los rumores y apriétense los dientes pensando en Pamplona, sólo en Pamplona.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios