el prisma

Javier Gómez

Pantalones que arden

POLITIFACT.com es una web del diario Tampa Bay Times, que a su vez es propiedad del Poynter Institute, una de las escuelas de periodismo más prestigiosas del mundo. En 2009, apenas dos años después de su creación, esta fenomenal publicación tan periodística como democrática ganó el premio Pulitzer. Bien merecido. Separando la verdad en política, dice su lema. Se trata de un vigilante fabuloso, y divertido, de las promesas y declaraciones de los políticos estadounidenses. Tiene un Verdadómetro en el que las clasifica: verdadero, mayormente cierto, media verdad, mayormente falso, falso y mentira cochina -la expresión equivalente en inglés, pants on fire, siempre me fascina-. También destaca cuándo los cargos públicos cambian de opinión o dan un triple salto mortal, como por ejemplo Obama con el matrimonio gay: "A favor, en contra y a favor de nuevo". Los comentarios que incluyen sus periodistas son certeros e incisivos, sin miedo a reprender a los políticos cuando mienten. "Repetir esa frase una y otra vez no va a hacerla verdadera", le reprochan a Romney. Y no suele haber nada más falso que un político parafraseando a otro. Tras la victoria del demócrata en 2008 también crearon el Obámetro, en el que reunieron las más de 500 promesas que hizo en campaña para ver su cumplimiento. A la fecha, ha cumplido 192, el 38%, se ha comprometido con otras 76 (15%), ha roto 86 (17%), tiene bloqueadas 45 y aún trabaja en 107.

En España los incumplimientos y las mentiras de los políticos son tan habituales que lo tenemos asumido con un dicho: las promesas sólo comprometen a quien se las cree. Y hay que mentir mucho, y reiteradamente, para que pase factura. ¿Imaginan un politifact español? Seguramente a Rajoy le arderían los pantalones tras cada rueda de prensa. ¿Cuál sería el grado de cumplimiento de las promesas electorales de José Antonio Griñán? -presidente, por cierto, tienes pendiente volver a dos residencias de ancianos, como prometiste-. ¿En qué categorías entrarían las declaraciones de Mario Jiménez, de Valderas, de Susana Díaz, de Sánchez Gordillo? Nos pasaríamos días riendo. Por no hablar de la necesidad de un medidor de promesas en Andalucía. Cada campaña llueven hospitales, el tren de la Costa del Sol, los metros de Sevilla, Málaga y Granada, el tranvía de Cádiz, los AVE a Huelva y Granada, la SE-40, la autovía del Mediterráneo cuya falta convierte en un martirio ir de Motril a Almería, el palacio de congresos de Córdoba....

Hace días cayó en mis manos una entrevista a Harold Burson, fundador de la agencia de relaciones públicas más importante del mundo, Burson Marsteller. El viejo experiodista, con 91 años, se quejaba de que los gobiernos "prometen demasiado" pese a que saben que no podrán cumplir. "Eres lo que haces y no lo que dices, tus hechos tienen que sostener tus palabras", decía. Debería ser la primera regla de oro de todos los directores de Comunicación. Y de nuestros políticos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios