Crónica personal

Pilar Cernuda

Papanatismo

LÓPEZ Garrido presumiendo hace unas semanas de que era interlocutor de Obama cuando Obama ni le conocía; Zapatero contando cada una de las palabras que le dijo Obama en la conversación telefónica que mantuvieron; el PSOE dando a entender que el Partido Demócrata es su socio en Estados Unidos, como si en Estados Unidos fuera posible que llegara a la presidencia un socialista; Zapatero calificando de socialdemócrata el discurso inaugural de Obama, y ahora Alicia Sánchez Camacho, presidenta del PP catalán, presentando una campaña en la que utiliza la imagen de Obama, al que presenta como el político capaz de generar confianza. ..

Sorprende, y sorprende negativamente, tanta adoración. Obama es sin duda un personaje ilusionante, un personaje que hará historia y un político al que han recibido con entusiasmo incluso parte de quienes no le han votado. Ha tenido algún tropiezo en los días iniciales de su mandato, que le ha sido perdonado precisamente porque son días iniciales y es fácil cometer errores, pero a nadie se le escapa que en estos momentos es el político más atractivo, por su biografía, por su esfuerzo, por lo que significa para el mundo ver a un negro en la Casa Blanca y porque todo indica que va a imponer un nuevo estilo de hacer política.

Ahora, causa desaliento que importantes políticos españoles, empezando por el presidente, hablen de él con el mismo verbo que utilizan los fans para definir a sus ídolos de la escena y la canción. Lo que defiende Obama está a años luz de lo que defiende Zapatero, como hemos apuntado en alguna ocasión, pero lo que deja peor sabor de boca es ver a algunos de nuestros políticos mirando con gesto bobalicón hacia el nuevo presidente de Estados Unidos.

Es evidente que Europa está escasa de políticos de altura, se echan de menos los tiempos en que Schuman, Monnet, De Gasperi o Adenauer pusieron en marcha un proyecto europeo de la máxima relevancia que sus sucesores, los políticos de ahora, han descafeinado convirtiendo la CEE en una UE de mercaderes en la que priman sobre todo los intereses económicos y comerciales. En el mundo faltan figuras de prestigio capaces de lograr grandes acuerdos de paz, promover con éxito movimientos de independencia o convertir dictaduras en democracias. Indira, Blair, Palme, Schmidt, Brandt, Andreotti, Meir, Thatcher, Sadat, son personas que dignificaron la política y acometieron grandes proyectos. En la propia España de la Transición hay ejemplos sobrados de políticos que demostraron generosidad, altura de miras y defensa de los intereses de todos. Y que se pase página sobre todos ellos para volcarse en Obama, sólo Obama, nada más que Obama y viva Obama, sin saber siquiera cómo va a ejercer el poder desde la Casa Blanca, tiene mucho que ver con papanatismo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios