el Descreído

luis J. Pérez Bustamante

Papeleta o remojón

Los sondeos auguran una alta participación frente la tentación playera

Quedan cuatro días de campaña y es hora de hacer números. El fin de semana ha sido prolífico en encuestas y ahora toca ver hasta qué punto los sondeos han puesto nerviosos a los partidos. Quedan apenas 96 horas para apelar al voto y toca agitar el avispero. Los sondeos coinciden en que el 30% de la población no tiene claro qué hacer. Primer punto importante: a pesar de que llevamos ocho meses de campaña, los partidos son incapaces de convencer. Segundo asunto a tener en cuenta: las encuestas coinciden en una participación más alta de la esperada, en el entorno del 70%. Buena noticia para el país; elemento de duda mayor para los contendientes.

Veamos la cosa por barrios. El PP tiene clara la victoria con aproximadamente un 30% de los votos. Sin embargo, la horquilla de escaños en la que se mueve es tan amplia que el próximo domingo puede oscilar entre la euforia del máximo de 131 o la debacle del mínimo de 113. En ambos casos, mucho tendrá que fajarse Mariano para seguir en La Moncloa. Así que esta semana toca voto útil y atizar el miedo al que vienen los rojos.

En el PSOE han lanzado campaña para negar la mayor a pesar de que hay consenso en su caída y en su 20% de sufragios. La tragedia serían 73 escaños y el batacazo caer "sólo" hasta 87. Pedro Sánchez confía en que el socialista tradicional entre en pánico y acabe regresando al redil. La recuperación de las esencias y la esperanza en que los demás cometan algún error sustentan su fe. Más le vale porque de lo contrario lo del domingo en Ferraz puede ser lo más parecido en política a la Nit de la Cremá fallera.

Quienes están que se salen son Unidos Podemos. En alza con alrededor del 25% de los sufragios ya tocan el anhelado sorpasso, aunque la traslación a escaños pueda no reflejarlo. Entre 82 y hasta 92 sillones se mueven los de Pablo Iglesias (y que me perdone ese gran convidado de piedra que es Alberto Garzón), favorecidos por el hartazgo y por su magnífica puesta en escena de socialdemocracia 3.0 de estos días. Se ve que al publico le gusta esta cara de bambi zapateril -el nuevo referente morado- que se le ha puesto al profesor de Sociología. Así que toca perseverar y atar a los propios para evitar errores.

Y nos queda Ciudadanos, que lucha por mantenerse a flote con algo más del 14% de los sufragios. Sus perspectivas mejores pasan por llegar a 42 y las peores por bajar hasta 33, así que esta semana es básica para sobrevivir. Rivera sabe que pude sufrir una importante defección de seguidores por su derecha y batalla por rascar en el desnortado PSOE a descontentos y rebotados. Su posición es la más difícil y vuelve a sufrir el desgaste de una campaña en la que la falta de banquillo vuelve a ser más que evidente.

Apenas 96 horas para pedir el voto y seis días para saber lo que pasará. La cosa va a estar achuchada siempre y cuando se cumplan las cifras de participación. Y ahí es donde a uno le entra la duda. Porque no parece que en el ambiente haya tantas ganas de abandonar la toalla, el chiriguito y la sombrilla para ir a visitar el colegio electoral. ¿Ganará la papeleta al remojón veraniego? Eso sí que sería la demostración de que algo esta cambiando en España.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios