Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

Paraguas para el chaparrón

ERA consciente de que Antonio Canales se coló tres pueblos con sus declaraciones de la semana pasada pero, la verdad, confieso que no lo había podido comprobar íntegramente hasta ayer mismo cuando escuché la versión completa de todos los sapos y culebras que, por su boquita, ha soltado. No me gustaron, como decimos aquí en Andalucía, ni "mijita". Las malas formas desacreditan cualquier discurso, por mucha o poca razón que lleve quien lo pronuncie, y éste es un claro ejemplo de ello.

En lo que respecta a Cristina Hoyos, por citar uno de los objetivos de los dardos dialécticos del bailarín, supongo que no debe ser tan mala coreógrafa cuando, este lunes por la noche precisamente, fue nominada en la gala de finalistas de los Premios Max como una de las aspirantes al mejor espectáculo en dicha categoría. Los honores le vienen a la sevillana por el montaje de Romancero gitano, excelente noticia que no ha ensombrecido su siempre iluminado rostro.

"A estas alturas de mi vida, fíjate lo que me importa que me digan fea", me comenta recién llegada de Madrid. "He recibido tantos mensajes, tantas llamadas, que prefiero quedarme con eso. Por lo demás, paragüitas para el chaparróný". Apoyada por muchos medios de comunicación, por amigos como Manolo Sanlúcar o Pepe de Lucía -sólo dos de quienes le han llamado solidarizándose-, por su compañero fiel, Juan Antonio Jiménez, Cristina considera que lo de Canales, más que a ella, hace daño, por la imagen que se da, a la profesión. Compañera de Antonio en la película Montoyas y tarantos, rodada en 1989, nunca más volvieron ambos a coincidir en trabajo alguno y, es evidente, la vida les ha conducido por derroteros muy diferentes. Responsable del Ballet Flamenco de Andalucía, impulsora del Museo del Baile Flamenco -que, por cierto, les recomiendo visitar-, la bailaora ha ido ascendiendo en su profesión sin dar nunca cancha a sus enemigos. Pero éste es, como decía Valle-Inclán, el país de la envidia. El lugar donde la suerte de la fea, la guapa la desea.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios