La ventana

Luis Carlos Peris

Parecía que ya estaba aquí la primavera

BRILLABA el sol como no se recordaba y ni una sola nube se vislumbraba por la cornisa así que estallaba este domingo frío de febrero. Parecía como si se hubiesen descorrido las cortinillas del alma para dedicarle un solemne corte de mangas a las penurias en la amanecida de un tiempo nuevo. Sólo faltaba ver en los papeles que Marta ha aparecido sana y a salvo de todo para que el domingo, este segundo domingo de febrero, fuese completo. Y hasta se cruzaba uno con gente que había recompuesto el talante mediante una noche de sueños cumplidos. Y el sol seguía en todo lo alto y por el Aljarafe aún no amagaba ninguna nube que eclipsara la satisfacción, que parecía que no estábamos en tiempo de rebajas invernales, sino que la primavera había venido de forma inesperada, o, mejor aún, de manera largo tiempo esperada en vano. Dicen que no hay mal que cien años dure... ni cuerpo que lo resista.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios