El mordisco en la manzana

Aurora Muñoz / Amunozl@grupojoly.com

Parecidos Razonables

CUANDO una se pone a hojear las revistas y contempla los modelazos de las actrices hollywoodienses que se pasean por la alfombra roja de Cannes, no puede hacer otra cosa que suspirar , mirar su monedero desierto y contentarse con el célebre dicho de las fashion victims de andar por casa: "Siempre nos quedará Zara".

Es más que sabido que la cadena gallega se "inspira" en los diseños de los más grandes. Y esto, que podría parecernos un prodigio de la industria, ha terminado convirtiéndose en un fenómeno inquietante para los creadores.

Quizás a la casa Chanel no le suponga demasiado que las empresas auxiliares que diseñan para estos comercios, escojan sus modelos como referencia para sus colecciones, porque juegan en ligas diferentes. Pero que los "parecidos razonables" planeen sobre el trabajo de una ilustradora novel, ya no parece que sea un plato de buen gusto.

Esto es lo que le ha pasado a Rocío Cañero, una antigua alumna de la Escuela Superior de Dibujo Profesional de Madrid. Fueron sus profesores los que le escribieron entusiasmados al ver que Zara había comercializado unas camisetas ilustradas con personajes muy similares a los que pertenecen a su universo gráfico. Pero no, no eran de su autoría, o al menos eso mantiene la multinacional, que ha respondido a la acusación de plagio con un fax en donde defiende que es "irrebatible" que, más allá de la existencia de "ciertos nexos conceptuales" que pudieran ser comunes, "no existe ningún vínculo creativo entre ambos dibujos, por lo cual, ambos pueden coexistir pacíficamente". Ya saben lo que suele pasar en estos casos, que si las fronteras entre el plagio o la coincidencia no están bien delimitados, la polémica suele resolverse en favor del más fuerte.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios