la ciudad y los días

Carlos Colón

Parecidos razonables

TITULARES y noticias. El ex chófer de Guerrero declara que con el dinero de los fondos públicos llegó a comprar hasta 25.000 euros al mes en cocaína, que consumían él y su jefe "a cualquier hora"; y que las ayudas se daban a personas "cercanas a Guerrero o al PSOE". La juez Alaya le ha imputado hasta once delitos, entre ellos malversación, prevaricación, cohecho y falsedad documental. Una ex asesora de la Consejería de Empleo declara ante la Guardia Civil que el actual consejero de Empleo, acompañado por el viceconsejero, ordenó y supervisó en persona, en las instalaciones de la consejería, la reelaboración de expedientes y la "limpieza" de los despachos. La Fiscalía Superior aprecia indicios de responsabilidad penal y contable en la gestión de Invercaria, la empresa pública de la Junta que concedió préstamos millonarios a empresas durante los últimos seis años. La Junta Electoral abre expediente sancionador a la delegada de la Junta en Sevilla por el numerito del instituto de Gines.

Mientras tanto -más titulares y noticias- el ex presidente de Baleares, Jaume Matas, es condenado a seis años de prisión por delitos de corrupción. Y la Policía investiga el origen de la vivienda de 495 metros cuadrados que el vicepresidente de la Comunidad de Madrid ocupa en la urbanización Guadalmina de Marbella y es propiedad de una compañía radicada en un paraíso fiscal estadounidense. El nada demagogo Tomás Gómez, secretario general del Partido Socialista de Madrid, ha dicho al respecto que éste "es el Gobierno del PP de las casas de lujo, las niñeras filipinas y el golf por las tardes, mientras las capas sociales más bajas están empobrecidas y con menor calidad en la enseñanza".

Hombre, amigo Gómez, después del posado de las ministras socialistas para el Vogue y de lo que está pasando en Andalucía está claro que ni la afición al lujo ni la corrupción son privativas del PP. Cosas de la naturaleza humana, que afectan por igual a los de uno u otro partido. Con mayor gravedad cuanto más tiempo se está en el poder. Y con mayor virulencia cuanto más se abjura de los principios ideológicos.

Si el PP quiere representar una derecha democrática, moderna, interclasista y emprendedora le sobran estos tipos sobrados de brillantina y faltos de escrúpulos, más próximos al "jesusgilismo" o al "cachulismo" marbellí. Si el PSOE quiere representar los valores históricos del socialismo a través de la socialdemocracia moderna le sobran tipos y maneras demasiado parecidos a esos del PP que, a su vez, se parecen demasiado a los protagonistas de la TV movie Mi gitana o incluso a los de Uno de los nuestros.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios