PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Pasa la vida: 'Contrato para estos cheques'

GUERRERO sin antifaz. Y el destino del Gobierno andaluz en sus manos. Es más poderoso que en sus tiempos de director general de Fondos de Reptiles. Ahora, una palabra suya ante la juez Alaya basta para influir en el estado de opinión de millones de andaluces, y para cerrar la carrera política de los dirigentes socialistas más emblemáticos, a la par que los sitúa en el disparadero de ser llamados a comparecer en un juzgado, siguiendo sus denostados pasos. No hay peor cuña que la de la misma madera.

En treinta años de égida socialista, son miles las personas que han trabajado algún tiempo a las órdenes de consejeros, viceconsejeros, directores generales y delegados provinciales. De la ilusión al desencanto cuando el poder autonómico se convirtió en un régimen clientelar, y cada vez se les hacía más engorroso callar, y mirar para otro lado, tras ser reprendidos por sus superiores al ponerles fundamentadas pegas a arbitrariedades que despreciaban las normas, los procedimientos, los controles y la más elemental ética. Cuando se hizo hábito gobernar en plan compadre y eran sometidos a darle apariencia de formalidad a los hechos consumados. Sólo se fueron quienes no engañaron a la dignidad y no tenían miedo al paro fuera de la Junta.

No se sorprenden de los casos de corrupción que capitalizan la actualidad. Son consecuencia de un largo proceso de degeneración. Aportan ejemplos de su época en la Junta, en los años noventa. Con uno basta. Consejería de Cultura. Una figura flamenca, tras despachar con el Guerrero de turno que manejaba el cotarro y el presupuesto, se dirige al equipo de gestión de dicho ente público y les dice, textualmente: "Hacedme un contrato para estos cheques". Ya tenía en la mano los emolumentos y aún no existía carta de naturaleza legal ni para proponerlos, ni para justificarlos ni para concederlos.

Va a ser muy difícil atajar esa forma de gobernar que acaba en ignominia y sambenito contra los andaluces. Seguimos siendo una sociedad muy condescendiente con las irregularidades.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios