Juan Luis Pavón

Pasa la vida: 'Educación para la engañifa'

DOS ex ministros de Educación lideran la contienda política que, una vez más, utiliza las aulas como pista de choque. Rajoy y Rubalcaba. Ninguno ha promovido un encuentro de los ex ministros del ramo de 1982 a 2011, en compañía de González, Aznar y Zapatero, para pedir perdón juntos por el rotundo fracaso educativo de la España contemporánea. La foto debe hacerla Wert, el bombero pirómano.

Andalucía fue presidida durante 19 años por Chaves, teniendo conferidas todas las competencias en la gestión educativa. Él tampoco ha hablado con Griñán para reunir a los consejeros de Educación de la Andalucía posterior a la erradicación del analfabetismo y a los fastos del 92, con el fin de entonar un mea culpa colectivo por el desastroso rendimiento del dinero invertido en sistemas, infraestructuras, equipamientos, claustros y burocracias.

A esa ceremonia de contrición no pueden faltar Santiago Herrero, presidente de la CEA, y el tándem Pastrana-Carbonero, en nombre de todos los líderes sindicales andaluces de UGT y CCOO en las últimas décadas, para encarnar la gigantesca engañifa del río de millones destinados para formación que favorezca el empleo, y que en buena parte sólo han servido para el clientelismo. Paripé que se ha extendido por mil y un tinglados de alcance regional, provincial o local. En nuestra tierra, la educación no es una actitud, sino un negocio o un fielato. Somos plusmarquistas de cursos de ficticia calidad con los que perder el tiempo, a la par que la Unesco, en su demoledor informe, nos califica como el reino del fracaso educativo y de la juventud mal formada para un mercado global y competitivo. A pesar de gastar más que otras naciones. El adocenamiento político-social ha propiciado un ecosistema educativo tan viciado y preñado de falacias que fagocita las buenas intenciones como un pozo sin fondo.

Andalucía va en caída libre hacia un 35% de desempleo, y un 50% de pobres. No se da por aludida Mar Moreno y opta, como toda la clase política, por las obsoletas batallitas de movilizaciones y maniqueísmos que retroalimentan la engañifa y la ignorancia. La consejera de Educación dijo ayer: "La huelga de estudiantes es un estímulo para mantener las políticas educativas de la Junta". Enhorabuena. Manténgalos en el fracaso y en el paro.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios