Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Pase lo que pase, cuarto de la Liga

INSTALADO de pleno derecho en la zona que da acceso a la gloria de la Champions, el Sevilla va a lo que en un principio suele considerarse una misión imposible. Pero la pregunta es ¿hay verdaderamente misiones imposibles en este bello juego? De hecho, el Sevilla, en su larga historia, ha demostrado más de una vez que se puede salir del Bernabéu a pie y sin los pies por delante. Y hoy se podría dar esa circunstancia, ¿por qué no?

En la gélida noche madrileña, uno de esos partidos que llenan de clasicismo la Liga española. El Sevilla no es uno de esos comparsas que salen al Bernabéu pidiendo autógrafos y haciéndose fotos con los galácticos. No, el Sevilla, aun saliendo multigoleado en bastantes ocasiones, siempre va al gran escaparate con el pecho fuera y la figura erguida, como diciendo aquí estoy yo con mucho que decir y, lo que es mucho mejor, dispuesto a decirlo para quien quiera escucharme.

La atipicidad de la cita de hoy es que en ella tiene el Sevilla mucho que ganar y bastante poco que perder. Todo lo que consiga será bien hallado y, además, servirá para abrillantar las cuentas de una primera vuelta memorable. De la mano de Unai, los números conseguidos por su tropa no han podido ser mejores y sólo el lunar negro de la Copa y la asignatura pendiente de no haber doblegado a los mejores son los motivos de que el vino esté algo aguado, sólo un poco.

Esta noche, bajo ese frío que llega directamente de una nevera llamada Guadarrama, se encontrará el Sevilla con un rival que podría echar de menos a su gran icono, el luso Cristiano. A priori puede considerarse una ventaja, pero son tan excelentes los recambios... Lo cierto es que pase lo que pase y aunque pudiese influir la memoria del siete recibido la última vez en este mismo sitio, el Sevilla saldrá del Bernabéu como entró, como cuarto de la Liga española. Casi nada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios