La ventana

Luis Carlos Peris

Paseo por una Sevilla ya inexistente

PARTIENDO de que la patria innnegociable de cada uno es la infancia, antier noche veía la luz un libro patriótico. La deducción no es mía sino de Antonio Burgos que, a la misma vez, partía de una cita del gran Rainer María Rilke. Un libro patriótico y muy bien hilvanado por Carlos Navarro, joven compañero en mis últimas etapas de viaje. Compañero y, sin embargo, amigo que ha encajado entre las cuadernas de un libro a treinta sevillanos que no necesitan presentación para que desmenucen sus primeras experiencias en nuestra fiesta principal, la Semana Santa. Es un libro en el que tienen sitio lo rancio y lo fresco bajo el común denominador de desvelar una Sevilla que nunca volverá, una Sevilla que conocimos de la mano de nuestros padres, pero que, como tantas y tantas cosas, se ha ido a hacer puñetas. Y en este libro de Carlos llega la ocasión de reencontrarse con algo que dejó de existir.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios