La ventana

Luis Carlos Peris

Pasión con Sevilla, un largo idilio

SEGURO que todo acaba en apoteosis. Con Pasión Vega se apuesta a caballo ganador, no sólo nunca defrauda sino que en cada actuación sale por la puerta grande. Ana María, que así se llama Pasión Vega, canta en Sevilla como si torease en el patio de su casa, a favor de querencia, con el público entregado a esta malagueña que nació en Madrid, que vive en Cádiz y que Sevilla catapultó al Olimpo de los mejores. Fue en el Lope de Vega hace veinte años y fíjese si tendrá cartel aquí que vuelve al Maestranza con lo mismo del pasado mayo, con ese Pasión por Cano con que homenajea a aquel artistazo que decía que nació en Nueva York, provincia de Graná. Hoy, de nuevo Pasión en Sevilla y seguro que, con el Maestranza de bote en bote, dará lo mejor de sí misma en fervorosa correspondencia a un público que le es incondicional desde aquella noche del 95 junto al Parque.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios