El buen yantar

Juncal / Dirección: C/ Arrayán, 23

Pati Tó

RECONOZCO que era para mí como una leyenda urbana. Me hablaban de él pero nadie había ido. Todos sabían por donde estaba, pero nunca lo habían probado. "Está por la Macarena, en el Pumarejoý". Me propuse localizarlo. Primero vi la página web. Muy buena. Original, bien mantenida. Y por fin llegué a la calle Arrayán. Aparqué en la muralla y en unos minutos de paseo por el barrio llegué a un sitio distinto, genial. Empezando por el nombre, Pati tó, pato pequeño, pero también refleja una filosofía de empresa. "Esto es una tienda, todo está para el cliente que, o se lo lleva o se lo toma aquíý"

Y aquí es donde empieza lo genial: te sientas en un sofá hecho con los restos de una vitrina-expositor de una carnicería o una charcutería, y de mesas unos bidones limpísimos y comodísimos. La decoración es todo un homenaje al detalle y al buen gusto; sin estridencias y sin gastar mucho dinero. Ambiente de ladrillos y suelo de cemento, con techo de vigas antiguas que nos hacen creer que estamos en otro país.

Esto se confirma con la oferta gastronómica. Empiece con una cerveza de La Bieratase, de producción artesanal, sin pasteurizar. Es un regalo a los sentidos: con cuerpo, color, justa espuma y con un maravilloso olor aý cerveza. La oferta de quesos es increíble: 20 quesos distintos de vaca!! 16 de cabra, nueve de oveja (pruebe el que lleva moras). No se pierda el blando a la flor, cortado a la girolle. La sensación en la boca es especial, algodón de feria de queso. Acompáñese con un buen vino y déjese aconsejar por el dueño. Acertará.

Pueden tomar también, y caliente, una rica Cassoulet au confit de Canard. En la sección Da la lata prueben la Tapenade de atún y alcaparras, o las Rilletes de sardinas a las dos especias o la Rillete de la abuela a la mostaza. Hay en Pati tó 12 tipos de mostazas, cuatro tipos de sal (dos en flor), ocho tipos de vinagres. Para un día de lluvia, unas lentejas con contramuslo de pato y en homenaje al pato: el confit fresco o algunos de los maravillosos en paté. Aquí la oferta es incontable y hacerlo sería ordinario.

Sitio especial, distinto. Un regalo de alguien que ha decidido que este placer lo tengamos en Sevilla, en el Pumarejo. Todo presidido por una balanza de Mobba, y con una cerveza negra como jamás probaron. Pati tó, encantado de conocerte.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios