la ciudad y los días

Carlos Colón

'Per qualche voto in più'

CARMEN Sevilla, Fernando Fernán Gómez, Gustavo Re, Manolo Gómez Bur, Pepe Isbert y Manolo Morán interpretaron en 1955 Congreso en Sevilla cuyo guión requirió el trabajo de seis escritores, entre los que se incluía Pemán. Lo que alumbraron tan esclarecidas mentes es la historia de una sevillana que se queda sin un duro en Estocolmo y se hace pasar por una doctora sueca invitada a un congreso en Sevilla para regresar a su ciudad. Las circunstancias la obligarán a mantener el engaño. Una especie de con la muerte en los tacones que juega con la confusión de personalidades.

Medio siglo después, y con un reparto mucho más modesto, se vuelve a escenificar la comedia de suplantaciones en otra versión de Congreso en Sevilla. Porque de suspense no ha sido esta mala película, desde luego. Zapatero desveló que "tardó en reconocer la crisis", lo que como golpe de efecto no funciona: ya lo sabían todos. Después se puso blandito al despedirse, pero como melodrama tampoco le funcionó. Hacía ya demasiado tiempo que muchos de los suyos querían quitarse de en medio al presidente que les ha dejado al pie de los caballos populares.

Rubalcaba y Chacón se dieron un abrazo del tipo del que Bruto le dio a César allá por los idus de marzo. El fracasado del 20-N frente a la niña huérfana de González, que la ha abandonado para apoyar a su contrincante. La alternativa "tardofelipista" -según expresión de sus correligionarios- a lo que Zapatero representó, curiosamente emanada del Gobierno de Zapatero, frente a "Zapatero con faldas" según expresión de un Ibarra que parece tomarse el congreso sevillano a lo Billy Wilder.

Al secretario de Organización del PSOE no le gustó este travestimiento Zapatero/Chacón tan a lo Curtis/Josephine o Lemmon/Daphne. Ha aclarado que "Chacón es Chacón", afirmación que carece de la involuntaria gracia del "Soy Vicente" del último Almodóvar; y ha declamado que esta afirmación le "produce mucha lástima" porque "no tiene nada que ver con lo que pensamos en el PSOE y con los grandes esfuerzos que hemos hecho por la igualdad de los hombres y mujeres". Sigue el melodrama.

Más lástima debieron producirle las palabras de Viera (se están ejerciendo presiones "ilegales, inmorales e ilícitas" sobre los delegados andaluces para que voten a Chacón), que se intentara impedir que Chaves interviniera en la jornada de apertura o el pateo de cine de barrio -¡que empiece ya, que el público se va!- ante la larga duración del escrutinio. Al final ganó Rubalcaba por un puñado de votos, 22 exactamente. Catástrofe menor. División mayor. Congreso en Sevilla acabó como Per qualche dollaro in più.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios