PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Pertinaz ola de calor político

LA canción del verano es la cantinela del desencuentro entre las instituciones y los partidos políticos que las gobiernan. El público les solicita una y otra vez que se besen, que se besen, que interpreten un dueto de estribillo con buen rollo, pero no se dan por enterados y siguen dando la nota de la bronca. Rebobinemos la moviola. El Consejo Europeo de finales de junio en Bruselas era, desde comienzos de año, una cita señalada como crucial para la economía española. En un país serio, y más aún en emergencia, era el examen al que llegar sí o sí con un buen trabajo en equipo, liderado por el Gobierno central y elaborado con los grupos parlamentarios y con las comunidades autónomas. En España, por desgracia, el genoma de la cultura política es el enconamiento y no el pacto. El ordeno y mando, y después ya veremos si dialogamos, en función del ruido que forme el pataleo. Para tener identidad, la clase política necesita del enfrentamiento. Lo rentabiliza. No sabe manejarse sin un enemigo al que culpar de sus incapacidades. Y quien lo sufre es el pueblo.

Rajoy ha optado por echarse en brazos de los gobernantes europeos sin haberse abrazado con los de su propia nación. Y se siente mucho más cómodo recibiendo órdenes para imponerlas. Ahora, Griñán le reitera a Rajoy que convoque la Conferencia de Presidentes y que dialogue con Andalucía. Y Zoido le hace el quite a su jefe y le exhorta a Griñán que cuente con el PP andaluz para un pacto. No en vano también gobierna a la mayor parte de la población a través de ayuntamientos y diputaciones, pero la Administración regional sólo convoca a UGT, CCOO y CEA, y no a las administraciones locales y provinciales.

Los ciudadanos que aún mantienen la capacidad de pensar por sí mismos pese a tanta manipulación y tanto pirómano, se preguntan por qué los políticos con mando en plaza se empeñan en poner la carreta delante de los bueyes y en hacer la tortilla antes de encargar los huevos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios