Pongamos la mirada y el objetivo de la cámara sobre las partes altas de la ciudad y volvemos a encontrarnos en este mes florido, aunque muy inestable, con las cigüeñas, todavía presentes por estos lugares, incluso en sitios tan significativos como estos pináculos de la Catedral.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios