Visto y oído

Antonio / Sempere

Poca cosa

RESPETO muchísimo, desde su fundación, las formas de hacer de Canal +. Pero permítanme que confiese que su oferta, en lo referido a la producción propia, me sabe a poco. Mi menú de programas proveniente del canal de pago, de aquí a Navidad, cabría en una docena de horas. Me bastaría un día para ver todo lo que me interesa en mi deuvedé, algo que, por otro lado, no es necesariamente malo. Ya quisiéramos, dirían algunas lenguas de doble filo que yo me sé, encontrar doce horas de televisión de gourmet durante un trimestres en otros canales. Lo cierto, fuera de bromas, es que a un contenedor como Canal +, que durante las últimas dos décadas ha sido referente del audiovisual de calidad, habría que exigirle todo. Incluso en estos tiempos de crisis.

Su formato estrella de la producción propia vuelve a ser De par en par. Veremos tres entregas con Luis Rojas Marcos y Ainhoa Arteta, Pau Gasol y Paz Vega, y Rosa María Calaf y Alex de la Iglesia. De acuerdo que el diseño de producción es complejo. Pero que desde la pasada primavera hasta el fin de año sólo podamos asistir a estas tres sesiones de excelente televisión, insisto, sabe a poco.

También tendremos El Mundo de Millás, sí, ese Premiazo Nacional, en entregas donde tendrá carta blanca para elegir a sus temas, y que a sus incondicionales no siguen pareciendo demasiado dilatadas en el calendario. Sigue Boyero y Cía, esa joya.

Y se incorpora Javier Coronas con un nuevo concurso de periodicidad mensual, Ignorantes ilustres. Habría que poner empeño, costara lo que costara, en realizar formatos semanales o citas diarias, máxime cuando el canal Cuatro, en principio heredero natural de la producción propia del canal de pago, está desatendiendo algunos de sus compromisos.

En fin, por pedir que no quede. Hablamos con el corazón.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios