La ciudad y los días

carlos / colón

La 'Pravdaweb' de Carmena

DE qué se extrañan con lo de V.O., la web de la verdad de la señora Carmena? El gen totalitario es tan consustancial a la izquierda extrema como a la extrema derecha. Está en su naturaleza, por muchos esfuerzos hasta sinceros que hagan para adaptarse a la pluralidad democrática, la convicción de poseer una verdad absoluta que legitima sus decisiones. Herederos de los peores modos de la antigua Iglesia impositiva y dogmática, calcaron -y los más rancios siguen calcando- los procedimientos y símbolos clericales adaptándolos a su nueva religión laica: posesión en exclusiva de la verdad única, infalibilidad de quienes establecen la recta doctrina, castigo de quienes se desvían de ella porque el error carece de derechos frente a la verdad, imposibilidad de "salvarse" fuera del partido, "voluntaria" confesión si la autoridad establece la culpa aunque la conciencia individual sepa que no se ha incurrido en culpa alguna y conversión del extra ecclesiam nulla salus (fuera de la Iglesia no hay salvación) en "más vale equivocarse con el Partido, dentro del Partido, que tener razón fuera de él o contra él".

A propósito de esto escribió Jorge Semprún: "La premisa de esta argumentación consistía en afirmar que el partido -el Espíritu de Partido- era la encarnación concreta del despliegue victorioso de la Historia hacia sus fines objetivamente progresivos y socialistas. El partido encarnaba por tanto la Verdad global. Fuera de él, por lo tanto, sólo podrían conseguirse y manejarse verdades parciales (…) que, al verse desgajadas de la Verdad global del Espíritu de Partido, se transformaban en falsedad global".

Así eran. Y así son algunos dinosaurios supervivientes de aquella izquierda como la señora Carmena, abuela del Betis de la posizquierda antisistema que la ha aupado para hacer el gamberro a su sombra venerable con el apoyo incomprensible de un PSOE que, en realidad, tiene tan poco que ver con ellos como Rajoy con la Falange. No hay por lo tanto que extrañarse de que la señora Carmena y su equipo se consideren depositarios de una garantía de veracidad frente a las mentiras o manipulaciones periodísticas, como ha denunciado la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el regreso en versión web de la prensa de Estado que garantiza la veracidad única de las informaciones que la prensa "liberal" y "disolvente" manipula. El Pravdacarmela (recuerden que Pravda significa Verdad).

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios