La ventana

Luis Carlos Peris

Precaución, sí, pero hasta cierto punto

PRECAUCIÓN, mucha precaución, que el fantasma de la Madrugona revolotea en la vertical del Cecop y toda precaución es poca. Viene a colación por la medida tomada antier por dicho organismo protector de quitar los veladores de la carrera oficial con una semana de antelación. Un amigo, ciertamente precavido en su día a día, jamás fue a Lora del Río y la razón era la de no pasar por Zahariche, la finca donde pastan los temibles toros de Miura. Así de precavido era el hombre y así es el Cecop, que para justificar la soldada de sus funcionarios le ha mandado un obús a la caja registradora de esos establecimientos de la Avenida que si siguen abiertos es por lo que esos veladores dejan en ella. Hasta ahora, los veladores se quitaban cuando ya no cabía otra salida para el normal discurrir de las cofradías, pero quitarlos una semana antes, más que prevención es una faena.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios