LA economía andaluza viaja, según diversos parámetros, en el furgón de cola de la economía nacional en crisis. Aún hay algo peor: corre el riesgo de quedarse descolgada. Así lo pronostican algunos de los expertos más cualificados que operan en esta comunidad autónoma. El departamento de estudios del BBVA, por ejemplo, dictamina en su informe correspondiente al segundo semestre de 2012 que la economía andaluza caerá un 2% este año y un 1,8% en 2013, frente a un 1,4% de bajada augurada del PIB nacional, lo que la situaría, en efecto, en la cola del decrecimiento español, sólo por delante de Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana. Este escenario realmente sombrío se explica, en buena parte, por las espectaculares tasas de desempleo y temporalidad, así como por el tremendo esfuerzo de ajuste de la Junta de Andalucía para cumplir el objetivo de control del déficit que se ha comprometido a cumplir. La debilidad de la demanda interna y el mayor endeudamiento relativo de las familias y las empresas completan un diagnóstico cuyo pesimismo sólo se ve aliviado por la fortaleza y el crecimiento de las exportaciones, especialmente sólidas en el sector de los productos energéticos, agroalimentario y bienes de equipo. Por su parte, Analistas Económicos de Andalucía, el gabinete de estudios de Unicaja, vaticina reducciones del PIB algo más fuertes en los dos años contemplados (1,9% en 2012 y 1,6% en 2013) y que en el próximo ejercicio la tasa de paro superará el 35% de la población activa, un nivel sólo alcanzado por esta región en el ya lejano 1994. Precisamente el director de Analistas alteró, a la vista de esta situación, el discurso tradicional de los expertos reclamando, en línea con reflexiones recientes de organismos internacionales en relación con España, medidas de estímulo que rompan el círculo vicioso de unos drásticos ajustes que impiden no ya el crecimiento, sino la paralización de la caída. Las perspectivas económicas de Andalucía abonan un pesimismo que, ciertamente, tampoco ayuda a cambiarlas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios