La ventana

Luis Carlos Peris

Primero austeridad y luego encarecimiento

RESULTA complicado saber a qué carta quedarse y la cosa viene a cuento por el bajón que ha dado en Sevilla el consumo de agua. Ha sido un bajón tal que, para compensar, Emasesa decide una subida considerable en la factura que corre a cargo del ciudadano. Fue tal la campaña aconsejando moderación en el consumo cuando las grandes sequías que el personal se ha acostumbrado a no dejar el grifo abierto y, paradójicamente, eso se le vuelve en contra. Según el informe que ayer venía en estos papeles, el bajón en los contadores ha sido espectacular en un mes de julio caluroso como no se recordaba otro y las cuentas no salen. La ciudadanía no suele fallar, le pidieron responsabilidad en el consumo y ahora ve con estupefacción que ese civismo ha tenido efecto boomerang. Y ahora, ¿qué? Hizo caso a los consejos de Emasesa y vaya castaña la forma en que le responde ahora la consejera.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios