desde mi córner

Luis Carlos Peris

Prohibido, Betis, equivocarse más

Con la Liga ya como único objetivo, hay que confiar en que los errores de planificación no vuelvan a producirse

ANTES de entrar conviene hacer sitio y es esa una tarea que en el Betis, por siempre Real Betis Balompié, ha de afrontarse más pronto que tarde para que haya claridad de ideas y, por supuesto, de espacio en un vestuario con el overbooking en perfecto estado de revista. Después del varapalo de antier noche se hace más necesario ir a una plantilla donde haya menos cantidad y, por ende, menos mediocridad. No sé si los recursos económicos del club posibilitan que haya más calidad individual en ese grupo, pero no debiera haber problemas para lograr algo tan provechoso como lo de una menor sobredosis de mediocridad.

Declaró Pepe Mel que la eliminatoria con el Córdoba se perdió a la vera de la Mezquita cuando tomó la sublime decisión de mostrarle al público las excelencias de algunos futbolistas que en malísima hora llegaron con el marchamo de refuerzos. Se le podría decir que tampoco la vuelta fue como para tirar cohetes, ya que tras un principio tan lamentable como lo de Córdoba, a la remontada le sucedería un tramo final en el que se veía que aunque durase el partido un puñado de horas, el marcador no iba a moverse más. No se sabe si fue por falta de combustible o del fútbol que nace de las botas de futbolistas que llevan calidad en sus valijas.

Ahora sólo le queda al Betis la Liga y le sobra un puñado de futbolistas que ya sobraban antes de que el Córdoba oficializase su presencia en el bombo copero de esta mañana. Sólo falta pedir que no exista el mismo acierto ahora que cuando se fichó lo que se fichó. Fichar sin dinero es complicado, se sabe que muy complicado, pero equivocarse es un pecado mortal que te lleva a los infiernos por el camino más corto. Y si se trata de equivocarse otra vez, el pecado se hace imperdonable y el futuro se ennegrece aún más de lo que está. Sólo queda la Liga, que, según Mel, es lo que da de comer y no hay otro frente que atender, pero, por favor, no se equivoquen más.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios