desde mi córner

Luis Carlos Peris

Promesas con pólvora ajena

La interpretación que desde algunos puestos de caza se ha dado sobre el contrato de Mel es de aurora boreal

SORPRENDENTEMENTE hay gente que en su intento diario de entorpecer la regeneración del por siempre Real Betis Balompié se extraña de que las promesas del tristemente célebre Luis Oliver no vayan a cumplirse. Es más, algunos hasta parecen nostálgicos de ese régimen nocivo que el navarro quiso continuar después de Lopera. Son reacciones que no parecen normales y en algún que otro caso salidas de pata de banco quizá con un afán de notoriedad que no viene al caso. ¿Y a qué todo esto? Pues a la lectura que desde algunos puestos de caza se le ha dado a las explicaciones de José Antonio Bosch sobre el futuro del gran Pepe Mel.

Lecturas algunas tan sesgadas que no parecen surgidas desde la involuntariedad, ni siquiera de un desconocimiento que también, pero que no da la impresión de que esto sea suficiente para verter juicios tan desquiciados y faltos de rigor. Cuando sencilla y llanamente han dejado al Betis con una mano detrás y otra delante hay quien no comprende que las cifras prometidas por Oliver no se corresponden con la realidad que vive la asaeteada institución verde, blanca y verde. Me consta, y cuando digo me consta es que me consta, que hasta el propio Mel ha comprendido las cosas y que hasta ha zanjado cualquier discusión con un vamos a mirar hacia adelante.

Hay también quien opina que estratégicamente pudo José Antonio Bosch guardarse la noticia para después del ascenso, si lo hubiere, pero es que entonces se estaría repitiendo en el Betis la hoja de ruta que siguió durante dieciocho años de mentiras, oscurantismo y de verdades a medias, sólo a medias. En el Betis de la hora, este Betis que anda a machetazos con el retorno a sus esencias no cabe una fullería por muy positiva que pudiera ser estratégicamente. Ese Betis que anda dignificando todos sus rincones con la llegada de gente tan honesta como preparada no puede ir imitando lo anterior y, mucho menos, ofreciendo lo que no tiene. Y a buen entendedor...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios