Desde mi córner

Luis Carlos Peris

¿Psicología o inoportunidad?

La normalidad que reina en el cuartel español se resintió por culpa de Luis, ¿qué pretendería el seleccionador?

ALEMANIA ejerció de Alemania y mandó a casa al equipo que primero enamoró en esta Eurocopa. Venció sin alardes a una Polonia decepcionante, cayó ante Croacia y le costó Dios y cierta ayuda de Mejuto para clasificarse mediante victoria apurada sobre sus hermanos los austriacos. Así anduvo el equipo de Ballack hasta que hizo falta algo más y lo puso. Claro que lo puso con su fortuna inveterada y con el especial aliado de la feble cobertura lusitana, que mucho piropear a Pepe y a Carvalho para que todas las culpas recaigan luego en el inseguro y poco fiable guardameta, ese Ricardo que a ver cómo coloca ahora el Betis.

Y mientras la Eurocopa camina interesante, atractiva, con buen fútbol y bastante igualdad, en el nido español sobrevive la normalidad de forma milagrosa. Desconozco qué habrá pretendido Luis con ese toque de atención a Sergio y qué habrá pretendido Sergio pidiéndole explicaciones también en público, con la cantidad de momentos que tiene el día para que ambos, primero el seleccionador y luego el futbolista, se hubiesen dicho las cosas sin necesidad de tanta luz y de tanto taquígrafo. Y vaya tela cómo estaban los taquígrafos que montan guardia en el cuartel de España, qué ganas de polémica que embadurne una convivencia que iba tan normalita.

La noticia es la noticia y no soy quién para darle lecciones a nadie en esta profesión tan compleja, pero no hay duda de que la mejor noticia que puede deparar España es que el lunes siga en ese mismo cuartel general y no que sus futbolistas anden desperdigados por Ibiza y demás lugares de ambiente monacal. Y en mi ignorancia, me pregunto qué habrá pretendido Luis con dicho toque público y que el futbolista le pida explicaciones también en público. ¿Será una forma de desviar la atención para quitarle presión al grupo? ¿Entrará eso en la faceta de psicólogo de que presume el seleccionador? Ojalá el charco no embarre la situación y la noticia sea que España sigue.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios