Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Quemazón

LA Navidad lanza continuos mensajes, además del de la Zarzuela, que ha recuperado audiencia. Nada mejor que un zarandeo de vez en cuando para levantar expectación. Las cuotas que obtuvieron las distintas cadenas en la noche de don Juan Carlos (que dio un tirón de orejas a la telebasura) son una radiografía de su momento si exceptuamos que muchos siguen la emisión por La 1 como un rito más de cada año. Otro de los mensajes de estos días lo pronuncia la audiencia, que ha empezado a desertar de Yo soy Bea y no tolera más repeticiones. La serie clama ya un golpe de efecto. Aquí hay tomate recupera estos días espectadores: los que no siguen Sé lo que hicisteis, que está de recopilación y descanso (y se nota en las cifras de La Sexta). Allá tú sigue bajo mínimos. Cambiar las palabras por las cajas no ha sido una buena estrategia.

Y aunque se puede reconocer el excelente resultado de la estrategia de Antena 3 con Sherk, el asunto ha sido una auténtica tomadura de pelo. No cesaron de anunciar "una película", cuando en realidad no era más que un cortometraje. El público picó, y bien. La 1 dijo con la boca pequeña que la Nochebuena con Raphael era repetición, pero muchos no se dieron cuenta y Canal 2 Andalucía, en su buena línea, obsequió en la noche de Navidad con el concierto de Cajasol. Un lujo que, por supuesto y por desgracia, no registró los entusiasmos del plano Especial Nochebuena con hoguera de Canal Sur. También en Canal 2 pudimos ver este viernes a Joaquín Petit cantando en 1001 Noches. Como era tan tarde no sabemos si todo fue producto de una pesadilla. Sólo queda que Carmen Janeiro, al alza en la RTVA, se arranque uno de estos días como ya se desgañitó en aquel Operación Triunfo para famosos que perpetró Antena 3. La Jesulina ya se desparramó por Mira quién baila, un programa que TVE está carbonizando hasta límites de auténtica pirólisis.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios