Crónica Personal

Pilar / cernuda

Rajoy y el estado de ánimo

NO está el PP como para tirar cohetes. Desde hace dos meses todo gira en torno a las listas de Bárcenas que cubren de sospecha a algunos de sus dirigentes, el acoso a miembros del partido ha llenado de inquietud a los militantes y dirigentes que se han sentido poco queridos y respaldados por sus vecinos, y encima Núñez Feijóo ha sido puesto en cuestión por haber compartido ratos libres con un narco hace casi una veintena de años, lo que ha provocado que los partidos de la oposición hayan arremetido contra él de forma implacable.

En ese escenario de desánimo generalizado se celebra hoy una importante Junta Directiva Nacional, de la que los militantes esperan que salga un soplo de aire fresco que les permita pensar que están bien donde están y que Rajoy sabe lo que se trae entre manos. De momento, y es una buena noticia para todos y sobre todo para la gente del PP a la que acusan de no contar con un gobierno eficaz y fiable, las cifras de empleo de marzo son las mejores de los últimos cinco años, y también es una buena noticia que el 40% de las empresas hayan anunciado que han previsto nuevas contrataciones este año. Lo que podría indicar que se están enderezando las cosas en el capítulo que más importa, el empleo.

Ocurre a menudo que las reuniones sobre las que se ponen más esperanzas no cumplen las expectativas. De esta Junta Directiva se tiene la idea que va a suponer el relanzamiento del partido, que Rajoy va a pronunciar un discurso contundente y positivo y que saldrán todos con las pilas bien cargadas para ponerse a la tarea de encontrar el ánimo perdido y trabajar para encontrar las fórmulas que coloquen al PP otra vez en punta de lanza política. A ver.

De Rajoy se suele decir que maneja muy bien los tiempos, pero ha dado muestras sobradas de equivocarse al no tomar decisiones que habrían cortado de cuajo situaciones incómodas para el PP, empezando por la no destitución de Bárcenas cuando aparecieron los primeros signos de irregularidades y siguiendo por la falta de iniciativa cuando varios alcaldes se vieron metidos de lleno en la trama Gürtel. Si no hubiera sido por los ceses fulminantes que ordenó Esperanza Aguirre aún hoy estarían varios de ellos en sus puestos y dejando al PP en una situación imposible. Por tanto, Rajoy ya no puede quedar de brazos cruzados esperando que los problemas se resuelvan por sí solos; su gente necesita decisiones, y la reunión de la Directiva Nacional es la ocasión de anunciarlas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios